viernes, 29 de diciembre de 2006

miércoles, 27 de diciembre de 2006

mizzy










De siempre me han gustado los gatos, mucho más que los perros, he tenido varios, siameses, comunes, negros, blancos pero son 13 años ya que tengo a mi Mizzy, una gatita estupenda que me quiere un montón y a la que adoro como a una hijita. Nos comprendemos, nos hablamos telepáticamente, sabe cuando estoy bien o nerviosa, cuando me tiene que huir y refugiarse bajo el sofá o acercarse a darme mimos y lamerme la cara, la muy guarra! para aliviarme las penas... No puedo expresar lo que siento por ella, la tengo siempre presente aunque esté lejos. Me duele que esté lejos pero ayer la ví después de un año ... está bien, lustrosa, la cuidan bien, estoy contenta después de todo. Se llama Mizzy. Es mi gatita ...


viernes, 22 de diciembre de 2006



paz en la tierra a los hombres de buena voluntad

lunes, 11 de diciembre de 2006

sólo son moiras








A mi padre,



_ “Cada vez que entro en el infierno, pienso en ti
Cada vez que la puerta se abre para mi, se cierra otra más importante
Cada vez que me pierdo, más lejos estás, más inalcanzable eres
Eras el puente de mi salvación pero lo han destruido
A quién culpar? Si no es a mí misma
Quién me redimirá de mis pecados?
Debo esperar mil años para que alguien lo haga?”


_“No era tal infierno, la puerta no estaba tan abierta
Ni tan perdida estabas ni yo era tan inalcanzable
No destruyeron ningún puente porque no existía tal puente
Sólo son moiras que vagan por la noche alucinada
No hay pecados que redimir, a nadie has de esperar para que lo haga
No debes culparte a ti misma
Sólo son moiras que vagan por la noche alucinada”


_ “Mis lágrimas amargas recordarán lo mucho que he sufrido
Cuando viertas las tuyas recordarás lo mucho que he sufrido
Cuando viertas las tuyas, pensaré en ti, en el puente destruido
Yo no abandono a mis criaturas como hiciste tú
pero reconstruiré ese puente para que no me pierdas, para no ser inalcanzable
Para poder algún día cerrarte la puerta de tu propio infierno
Si las moiras se alejan para siempre y te abandonan
Si comprendes lo que fueron y cómo te engañaron
Ya no serán moiras que vagan por la noche alucinada
Al entrar en la vida, una puerta se abrirá, incluso la más importante
Pero al entrar en la vida y si las moiras se alejan para siempre,
Y si no esperas mil años para que alguien te redima de tus pecados
Si ya no hay nadie a quién culpar, si las sombras se disipan
Y te veo volver a mi en ese puente que nunca destruyeron,
Porque una vez fuiste mío, me gustaría saber
Si algún día al reconocerme la ternura volverá a tus ojos”



Tuliette

sábado, 9 de diciembre de 2006

de prisiones y guardianes




.... me gusta pensar que cualquier prisión tiene los días contados, que todo es cuestión de tiempo aunque hay cárceles duras, temibles que cuesta romper.
No dejo fácilmente que me invada la desazón pero a través de mis rejas hay días en los que apenas percibo el sol, ni el color del día. Sólo mis lágrimas
interiores resbalan lánguidamente, se saben condenadas y yo, en la superficie, maldigo todo, todo lo que veo y lo que no. En esos días, no soy la misma,
me huyo, me aborrezco, odio la vida, odio mi condena. También a mis guardianes.

... Y miro las estrellas en busca de una señal y no veo nada, está nublado. Entonces me recubro de un manto oscuro y salgo de noche a perderme entre
las sombras, y oculto mi rostro, mi rostro compungido, mi alma vieja y dolorida. Cuando regrese no seré la misma, mis lágrimas seguirán calladas y resbalando.
Nadie las verá ni yo misma pero por temor a la soledad empezaré a creer que cualquier prisión tiene sus días contados ... sentiré tal vez el pesar abandonarme,
veré algo de luz, una luz tal vez no nacida de mi, traida de lejos por los guardianes ... mis guardianes.


... ellos saben, comprenden, vigilan. Saben de mis temores y conocen mi profunda dolencia. Cuchichean, hacen planes sobre mi y sobre mi condena. Me susurran al
oido cuando no los oigo palabras dulces, animosas, lo intuyo. Me repiten una y otra vez lo mismo, me sacuden, me sacan de mi marasmo, se burlan jocosamente ...
Me obligan a comprender, a alzar la vista y por temor a la soledad, empiezo a comprender que me gusta pensar que cualquier prisión tiene los días contados ...

J.C.Tuliette