jueves, 10 de mayo de 2007

instinto de supervivencia


adoro mi luna ... esa parte de mí, la sensibilidad, los instintos, también claro está la vulnerabilidad aparte de la expresión yin o femenina de mí misma que como soy una hembra pues se ve, digo yo, a primera vista, vamos que expreso concientemente. Pues está en capricornio y soy como una cabra montesa, más o menos, subiendo, poco a poco eso sí, midiendo sus pasos, segura, sin prisa pero sin pausa pero subiendo de un modo estoico, imperceptible, cabezona y que no la jodan mucho porque sacará a relucir todos sus puñeteros instintos de supervivencia, de un modo secreto y escondido, pese a quien pese ... y al mal tiempo, buena cara ... y hacer puñetas, que yo sigo, sigo subiendo como una cabra montesa y alcanzaré la cima, su objetivo, la cima de la montaña y ver el panorama desde allí y ver a qué se reducen las miserias humanas ... todos sus puñeteros recursos, a veces de un modo maquiavélico, soterradamente, imperceptiblemente, que con ella no puede ni los mismísimos dioses del viento. La pueden sacudir pero como es lista, se abrigará, tal vez en una cueva a esperar el final de la tormenta y luego saldrá a seguir su camino con más brio y ganas que antes. Es casi indestructible, se las sabe todas o casi, por longeva y sólida en sus principios. Tiene un profundo y demoledor defecto, pese a ser humilde aunque ambiciosa, pide un cierto reconocimiento ... pero su gran virtud es la resistencia, es fuerte a su manera, es una corredora de fondo ... es mi luna en capricornio. Es yin, parece fria y sólo protege su increible vulnerabilidad, una hipersensibilidad tremenda, parece lejana e inabordable pero oye, siente, piensa y reflexiona y sabe que no puede morar eternamente en la desolación y entonces, como un milagro, pone en marcha su instinto de supervivencia, que es un mecanismo de protección de la mente para no caer en las mil locuras, en las mil soledades ... Largará una risa cuando no tiene ganas, alzará los hombros diciéndose a sí misma "pues, no pasa nada" aunque esté destrozada por dentro, te hará creer que nada le duele, que sigue viva y entera y con la alegría como batería vital, nada más falso pero ella será la primera en creérselo porque ha decidido poner en marcha su puñetero instinto de supervivencia ...
Tuliette

No hay comentarios: