jueves, 10 de mayo de 2007

Pasión de vivir

___________________________________________________

Eso de tener la quinta casa, la de los hijos, los amores y la creatividad en escorpio y a su regente (maldito!) Plutón, señor de los infiernos conjunto al nodo norte o línea del destino, así como a un puñetero Sol en casa 8 (analogía escorpioniana) pues te hace desear o la muerte o … la vida. O las dos cosas …

Los hijos revoltosos, los amores tormentosos y la creatividad apasionadamente dolorosa …

Plutón, el señor de los infiernos, destruirá todo lo anteriormente construido para volverlo a hacer más bello, más grande, más noble … está marcado, es mi destino (generacionalmente hablando) …

Los rayos solares en la casa de la transformación o transmutación e incluso de la sexualidad, de querer y quiero, me ofrece la posibilidad de imponerme con un cierto magnetismo alrededor mío porque pago el precio, el precio de una muerte conciente e incluída en mis objetivos vitales, de aceptarla quiero decir, no de provocarla.

A sabiendas (lo juraría mil veces) de que más allá de la frontera de la muerte existe una regeneración del ser interno, una resurrección pisocológica, ciclos que acaban y vuelven a empezar con cierto delirio a veces pero necesarios para el crecimiento. Y eso es pasión, pasión de vivir… porque no muero fácilmente? jajaja

De los hijos revoltosos prefiero no hablar,

De los amores tormentosos? se fueron y vuelven cada tanto para recordarme que soy una mujer,

Pero de la creatividad apasionadamente dolorosa y querida y anhelada , de ello, de ese parto con dolor, de esa bajada a los infiernos y esa escalera al cielo, de mis noches insomnes que me hacen deambular por los pasillos como una actriz preparando un papel o un conferenciante aterrado por su discurso del dia siguiente, fumando, tragando café y espiando por la ventana para volver a la hoja y apuntar sólo unas pocas ideas , de ese “déjadme tranquila” que vocifero a veces cerrando con un pie la puerta de mis habitaciones, de esa creatividad apasionadamente dolorosa de la que bebo cada sorbo, de la que esnifo cada gramo, puedo decir aunque lo tema a veces que es la sustancia de mi vida, que cuando llama a la puerta para hacerse un hueco en ella, le doy la bienvenida porque me siento viva y que no renunciaré fácilmente a ella. Porque es pasión, pasión de vivir, el letargo lo dejo lejos, y no es simplemente un mero objetivo, es una forma de hacer las cosas, de creer en ti, de revolverte contra tu suerte y decir exclamando: no necesito nada más … estoy plena de mí, de mi conciencia que se pone a trabajar, a crear, a vivir, a expresarse dolorosamente como un parto, con su ritmo, ritmo lento y ritmo loco a veces. Me emborracha, me remueve las tripas y sin embargo alcanzo lucidez, a veces felicidad. Ese vino que te envenena la sangre, el alma, es pasión, es la vida ...

De los amores tormentosos y de los hijos revoltosos, prefiero no hablar …

Tuliette

No hay comentarios: