jueves, 10 de mayo de 2007

tesoros

A lo largo de mi vida, he acumulado tesoros ... benditos, que al revolver en los diferentes y numerosos espacios que he habitado resurgen y me propulsan a un pasado perdido, recuperado brevemente y me envuelven. Vuelvo a tener entre mis manos aquella faldita de cuadros escoceses con la que mi madre me vestía a los 7 años, el viejo bolsón negro donde guardaba las lanas de mis primeras labores, las primeras fotos de mis babies, el viejo marco de latón de un espejo que ya no está, algunos pequeños ceniceros de cerámica que formaban una colección que nunca acabé, un raido y transparente salto de cama de mi madre que nos propiciaba no pocas risas a mi hermano y a mí de pequeños, un traje chaqueta también de mi madre con mangas francesas, regalo de una pudiente vecina que yo he maltrecho quitándole el forro, un mantelillo descolorido que mi madre colgaba en la pared a modo de calendario, un bañador de mis 59 kilos de entonces, y sobre todo una foto en la escuela, a los 5 años ... mi hijo pequeño se apropió de ella hace mucho ya, es su tesoro ... mis queridas trenzas, sacrificadas unos años después ... esos ojos que miraban al mundo grandemente abiertos ... esa mirada de extrañeza que nunca he abandonado.


No hay comentarios: