jueves, 10 de mayo de 2007

un cierto egoísmo

A veces en el transcurso de mis interesantísimas conversaciones con amigos y conocidos, he podido percibir si no me lo han dicho a la cara, que el simple hecho de intentar pensar en cuidarte, a muchos niveles, produce una reacción y una contrarreacción. Dejo de lado el sentimiento de pura ofensa que me produce aparte del desconcierto cuando las más de las veces, esos amigos míos se me despiden con un “cuídate mucho“. Y voy yo y me lo tomo al pie de la letra y cuidarme significa muchas cosas… Cuidar la autoestima en primer lugar, reconocer en ti misma el valor que tienes como persona, como mujer, como mente pensante y corazón latiente. Y como parece que a veces el cuidarte es sinónimo de pensar exclusivamente en una misma, la reacción consiste pues en llamarme egoísta y egocéntrica y la contrarreacción en defenderme diciendo aquello de “ya era hora”, que pensara en mí misma, para variar, no?… o sea que estamos hablando de cosas distintas. Porque llegado el momento, cuando llega y llega, maldita sea!, el momento, digo de sacar la responsabilidad, el sentido ético, la solidaridad, pues no hay duda alguna, presente estamos. Así que, con la conciencia tranquila y que no me fastidien mucho, he decidido ser egoísta y egocéntrica y cuidarme. Vive y deja vivir, dicen por ahí pero me parece que es más fácil decirlo que hacerlo. Me gusta disponer de dinero y tiempo para mí. De dinero para comprarme cosas y de tiempo para pensar cosas, aunque sean cosas para mí, que el viaje de la vida se hace de manera solana, intentando no deber nada a nadie ni que nadie te deba nada. He dicho intentando … Yo debo la vida a mis padres, mis hijos a mí … creo que no hay nada más. Acepto los contratos después de leerlos bien y si el mérito consiste en saber y en poder a veces configurar un mundo a tu medida, que no me lloren diciendo que eso no es así, que hay que adaptarse al mundo. Vaya trola!

La parte de mí que quiere ser egoísta y egocéntrica me reclama cada noche en sueños un intento y espero que no vano de liberarme de supuestas obligaciones para con quién sabe qué … de modo que considero que mi único trabajo válido es el poner los puntos sobre las íes y cada cosa en su lugar. Cuando hago algo por mi no es en detrimento de nada ni de nadie, eso lo tengo claro pero cómo hacer que otros lo vean también? Creo que seguirán insinuando que pienso demasiado en mí misma … (a mi sólo me “esclaviza” el amor, la amistad) y cada vez menos porque mi primer deber es para conmigo misma, así que “qué les den!“

Tuliette, reinvindicando un cierto egoísmo …

No hay comentarios: